20100420

Ruta en Bici de Montaña, Zaragoza, Alfajarín, Ruinas Castillo, Zaragoza


Comenzamos la ruta, en el Paseo de Echegaray, junto al azud del Ebro, continuamos por debajo del puente de la Ronda Hispanidad sobre el río. Pedaleamos por el camino de la Alfranca, que en esta zona forma parte del anillo verde de Zaragoza hasta llegar a la altura del barrio rural de la Cartuja, aquí cruzamos el Ebro por la pasarela  peatonal del Bicentenario.

Ahora la pista marcha a través de un frondoso bosque de ribera, pedaleamos entre sotos, vamos bordeando La reserva Natural de los Galachos de La Alafranca y Pastriz,. Al pasar esta última localidad, por asfalto y poco más adelante, entramos en la finca de La Alfranca. Todo el conjunto arquitectónico de este espacio ha sido declarado como bien cultural, aquí se encuentra el Centro Internacional del Agua y el Medio Ambiente (CIMA) y el curioso Jardín formado con Rocas de Aragón.

Atravesamos la finca y ponemos rumbo a Alfajarín. Una vez en esta localidad, por una pista, que comienza y tomamos debajo de la autopista, accedemos, siguiendo las indicaciones a las ruinas del Castillo Musulmán del siglo IX, antes hay que dar cuenta de una empinada cuesta. Volvemos a la pista principal, con la idea de llegar al monumento al toro.

El señalizado camino discurre  por las blanca lomas de los montes de Alfajarín, tras avanzar, algo más de un kilómetro, por una senda, a la izquierda, nos plantamos debajo de la gran estructura metálica del toro de Alfajarín .Tras la parada y fotos de rigor, volvemos por el itinerario recorrido y regresamos a Alfajarín. A Zaragoza retornamos por el camino de venida.

Ruta sin más dificultad que la de las rampas para acceder a las ruinas y "al toro" que en algún tramo alcanza desniveles del 11%. Extraordinario recorrido para disfrutar del entorno natural del Ebro y del la Reserva Natural de los Galachos de La Alfranca de Pastríz.
Las dos atalayas a las que se sube otorgan unas amplias vistas: se aprecia con toda claridad el enorme contraste del paisaje. A un lado los famosos y áridos Montes Blancos; y al otro, el bosque de ribera y la fértil huerta de la vega del Ebro.



La ruinas del castillo de Alfajarín
Ampliar

El monumental toro metálico
Ampliar

No hay comentarios:

Publicar un comentario