20130928

Ruta en bici de montaña: Zaragoza, Monzalbarba, Alfocea, Atalaya, Galacho de Juslibol, Zaragoza

Cuaderno de ruta


Comenzamos en el parque y carril bici que hay debajo del Puente de la Almozara, en el lado de la Plaza Europa. Continuamos por carril bici en dirección al centro Deportivo Ebro, que dejamos a la izquierda. Tras finalizar la vía para bicis, accedemos a una pista de tierra, a tramos senda, que discurre pegada al río y envuelta en la característica vegetación ribereña. 

Nos introducimos en ella, y así, sorteando campos de cultivo y sotos, cuidando de no darnos con alguna rama en el casco, ni con el cuerpo en el suelo, nos plantamos en el barrio de Monzalbarba. Cruzamos en dirección al de la Alfocea. Justo al llegar, sin entrar, a la izquierda, tomamos una ancha pista. El camino marcha dibujando una linea que separa, a un lado, los verdes colores de la vega a orilla del río Ebro, y al otro, el ocre de la árida zona esteparia, con enormes escarpes o cortados en las laderas.

Comenzamos llaneando, pero pronto aparecen repechos, que hacen del trayecto un sube y baja continuado y, que los pulsómetros "suban" de forma inmediata. El más esforzado de toda la ruta y roto se encuentra en el tramo final, poco antes de coronar la cima de La Atalaya.

Tras una breve parada para deleitar la vista observando el inmenso valle del Ebro, iniciamos el regreso por el mismo itinerario que nos ha subido desde la Alfocea. En el descenso hay que extremar la precaución, el suelo de la pista se encuentra muy descarnado y con numerosos escalones. Alcanzamos de nuevo al barrio rural de La Alfocea y subimos al mirador ubicado al final de la zona de casas, excelente atalaya para recrear la vista, y conocer en un panel que hay en el balcón a modo de mesa las excelencias del entorno.

Decidimos volver a Zaragoza por la zona de los "galachos".  Atravesamos el Galacho de Juslibol, acuífero del Ebro, entre lagos, sauces, álamos, olmos, fresnos y el típico bosque de ribera, que convierten esta zona en una pequeña selva; que por momentos nos hace olvidar que estamos a las puertas de la ciudad.

Por la bonita, enmarañada y boscosa senda del agua abandonamos el privilegiado paraje. El frondoso sendero desemboca en una ancha pista de tierra, próxima al río, que nos lleva hasta el carril bici que une la zona Expo con el barrio de Juslibol y al mundanal ruido. Ponemos fin a la ruta en el recinto de la Exposición Internacional de 2008.  

Interesante ruta, sin más complicación que las dos fuertes cuestas (16% de desnivel) que hay llegando a la Atalaya. Casi todo el itinerario, discurre pegado al Ebro con la característica vegetación de sotos y bosque de ribera. Finaliza con un regalo: el espacio natural  del Galacho de Juslibol, acuífero que conforma un único y singular ecosistema del río Ebro de lagunas y meandros. 

Zona de la ruta

Llegando a la zona más alta y árida de la ruta

El río Ebro 

El río y las ruinas de la Atalaya

By Pascu fotopedaleando

Desde el mirador del barrio rural de La Alfocea

En el Galacho de Juslibol

En la tupida y bien conservada senda, que tomamos después de los Galachos
Ampliar

Terminando el enmarañado camino

Entretenida ruta: Galachos, escarpes, meandros y bosque de ribera

2 comentarios:

  1. Cuando voy por lugares que he pasado con anterioridad y vuelvo a pasar, observó más cosas. Leo antes las rutas del blog, jejeje. Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Pedaleando se puede disfrutar mucho en bici de montaña. Aragón territorio ideal.
      Saludos.

      Eliminar