20150506

Ruta BTT - GPS: Zaragoza, Balsa Salada de Alfajarín, Villamayor, Zaragoza

Hoja de ruta
Ampliar
Comenzamos la ruta en, una vez más, el barrio de Santa Isabel, en su entrada por la Av/ de Cataluña. Cruzamos el puente sobre la autopista en dirección a Montañana y, en la rotonda, primera salida a la derecha. Avanzamos unos metros y a la izquierda entramos por el primer desvío, un camino  asfaltado. Cuando aparece el cartel señalando el Camino de Ronda, giramos a la derecha y tomamos tierra y el camino de Torre de Los Olmos. 

Por entre bien regados campos, torres y alternando pistas, nos plantamos en Villamayor. Entramos en el pueblo orientados a la carretera y, nada más llegar a ella, la cruzamos para acceder al Camino de La Puebla de Alfindén. Una vez en él, pedaleamos por el asfalto cómodamente, si bien, en su parte final, está lleno de socavones. Concluye el tramo en una rotonda que pasa por lo alto de la autopista y nos deja en otra circunvalacíon. Ya en La Puebla, tomamos la calle que discurre paralela a la autopista, que al final se torna de tierra y nos lleva a la localidad de Alfajarín. 

Dejamos Alfajarín por debajo de la autopista y penetramos en el Barranco de La Virgen. Arriba, a la izquierda, queda la ermita. Pedaleamos en tendido ascenso y, en apenas kilómetro y medio, aparece una bifurcación señalizada: a la Sabina o a Nuez de Ebro por las Portilladas. Elegimos la segunda opción. Una buena y ancha pista nos introduce en el Camino de La Casa del Llano. Sube que te sube durante unos ocho kilómetros y buscamos el objetivo de hoy: la Balsa Salada. Nos desviamos unos cien metros del camino para visitar esta pequeña laguna, hoy, animada por las continuas e impetuosas zambullidas en el agua de varios ejemplares de fochas. La balsa, de una hectárea de extensión aproximadamente tiene apariencia de oasis en tan árido lugar: los Montes Blancos, territorio de los Monegros zaragozanos. 

Volvemos a la pista principal y vamos abandonando estos blanquecinos y pelados Montes Blancos, sin más compañía que las esparcidas manchas de lino, esparto, tomillo y romero que pintan algo los cerros. Al coronar y llegar a la parte más alta de la ruta, el panorama se abre y todo cambia de color. Los Monegros enseñan su cultivo mayoritario, el cereal, en esta época teñido de un intenso verde. Una pequeña parada para las fotos de rigor, algo de alegría para la vista y retomamos la marcha.

Pasamos junto a la casa que da nombre al camino, la pista transita por el llano durante unos kilómetros. Luego comenzamos un leve ascenso y, por en medio de los molinos de viento del Parque eólico de Alfajarín-Perdiguera, coronamos el techo del recorrido de hoy: El Petruso. Proseguimos en dirección a la carretera de Farlete y, justo al llegar, giro radical a la izquierda para introducirnos en la pista que bajará al Barranco del Salado. Ahora, cómodamente en suave descenso, con alguna tachuela de por medio, nos plantamos en la localidad de Villamayor. Aquí, retomamos el camino de la venida. Damos por finalizada la ruta en Santa Isabel.

Entretenida ruta de casi sesenta kilómetros, en constante subida y bajada, que no acumula mucho desnivel. Ideal para recorrer este blanco y singular paisaje.


Zona de la ruta

El primer desvío importante y a tener en cuenta

Por esta buena pista subimos de Alfajarín hasta la Balsa Salada
Llegamos a la Balsa Salada, que cuenta con varios ejemplares de fochas
Ampliar

Un descanso en la balsa



La casa del llano


Los Monegros vestidos de mayo
Ampliar

Monte Oscuro, coronado por el radar meteorológico (La Bola) 
Ampliar

Subidas y camino sin dificultad

Al llegar a la carretera, sin cruzar, tomamos el camino que nos devolverá a la localidad de Villamayor


2 comentarios:

  1. Voy conociendo los alrededores de Zaragoza y otros lugares de Aragón a través de tu blog y la bici. Gracias.
    Me gusta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por visitar fotopedaleando.
      Saludos.

      Eliminar