20131209

Ruta GPS en bici de montaña: Zaragoza, Mezalocha, Longares, Muel, Mozota, Zaragoza

Cuaderno de ruta


El comienzo de la ruta ha sido, una vez más, en la Fuente de la Junquera. Por este conocido camino, vamos dejando atrás las localidades de Cuarte, Cadrete y María de Huerva. Tras dejar María, nada más pasar las granjas, nos desviamos a la derecha. Ahora el camino discurre pegado a la vía del tren, y llegamos a la localidad de Mozota. Seguimos hasta el parque de Muel, lo cruzamos y a la izquierda, por una pista asfaltada ponemos rumbo al municipio de Mezalocha.  

Al llegar a Mezalocha la espesa niebla, que nos viene acompañando desde la salida, parece que no nos quiere abandonar: aún se resiste, pero intuimos que lo hará pronto. Solventamos una buena pendiente que atraviesa el municipio y nos deja en lo más alto. Al final del pueblo, en la parte más alta, tomamos una ancha pista, que comienza asfaltada durante poco más de un kilómetro. Ahora vienen las subidas más importantes del recorrido.

Una pena que la niebla dificultara la visión y no observáramos con claridad la depresión rocosa del río Huerva, situada aguas arriba de Mezalocha, donde se encuentra el pantano. Ahora, finalizado el puerto de salida del casco urbano de Mezalocha; comienza el llano: pedaleamos por el Campo de Cariñena, rodeados de enormes campos de vides, seguimos avanzando, encontramos algún repecho sin dificultad y avistamos Longares.

Tras un corto descenso entramos en la localidad de Longares, parada para reponer algunas calorías rápidas, en formato barritas, y a seguir dándole. El regreso se puede hacer en dirección a Muel por un camino que circula pegado a la carretera. Nosotros no elegimos esta opción, queremos hacer la ruta algo más larga y adentrarnos en los enormes campos de viñedos. 

Pero, en el sitio menos pensado ha aparecido una piedra incrustada en el suelo de la pista, que nos hace una raja en una cubierta: adiós líquido, adiós todo. Afortunadamente un gran parche colocado en el interior del caucho, otro por fuera y una buena cámara nos dan una solución provisional. Este arreglo nos hace ir más lentos y cautos, e invertir más tiempo del previsto.   

Digerido el mal trago, continuamos, y así, por caminos con un estupendo piso, con bonitos colores ocres en todo el horizonte y un paisaje de viñedos helados y deshojados, llegamos a la carretera que une Épila y Muel. Circulamos por ella unos 500 metros, giramos a la izquierda, tomamos otra en la que recorremos casi dos kilómetros y llegamos a un polígono industrial. Desde aquí, por una buena pista, ponemos dirección a Muel, lo atravesamos, cruzando por un túnel bajo la autovía. Pedaleamos unos metros y aparecemos en el parque de Muel, ahora, retomamos el itinerario de la ida. Damos por finalizada la ruta en el parque Grande.

Buena y larga ruta. No acumula mucho desnivel, pero los casi 95 kilómetros (GPS) hacen su mella. El cuenta kilómetros de la bici, que pongo al salir de casa, marca 108. Ideal para los que gustan de trayectos largos, rápidos y quieren ir con pulsaciones no muy altas. Una pena que la niebla no nos permitiera ver con claridad desde arriba la cuenca del río Huerva y las formaciones rocosas que hay en el entorno del Pantano de Mezalocha.


Zona de la ruta

Llegando al natural y bonito Parque de Muel

La localidad de Mezalocha al fondo

Mezalocha y sus alrededores

Cuesta de subida tras el pueblo de Mezalocha

La fría mañana heló los caminos

Observando la localidad de Longares

Vamos "parriba"

Longares, a pie de la Sierra de Algairén

Sin perder detalle

Calorías en formato barrita, hoy más que necesarias

Parada entre viñedos



No hay comentarios:

Publicar un comentario